Envío GRATUITO a la Península en pedidos superiores a 99€ y en Zaragoza capital a 80€

La receta tradicional más fácil de cochinillo asado

Preparar un cochinillo asado es mucho más que cocinar un plato; es crear una experiencia culinaria que encanta y une a las personas. Con la llegada de la Navidad, el cochinillo se convierte en el centro de muchas mesas, ofreciendo sabores y aromas que evocan tradición y celebración. A través de esta receta, te guiaremos paso a paso para que logres un cochinillo asado perfecto, combinando técnicas tradicionales con algunos consejos modernos.

Sin embargo, el objetivo principal es que disfrutes del cochinillo con todos, para lo que, desde Carnicería Víctor Salvo, tenemos también la opción del cochinillo ya asado, de manera que únicamente es necesario calentar antes de servir, ahorrando así tiempo para poder disfrutar más de los tuyos.

Ingredientes

La selección de ingredientes de alta calidad es esencial para el éxito de esta receta de cochinillo asado. Necesitarás:

  • 1 cochinillo entero
  • Sal gruesa
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Agua
  • Hierbas aromáticas al gusto (romero, tomillo, etc.)

Preparación y condimentación. El arte de los detalles

Limpieza: comienza con un cochinillo bien limpio y completamente seco. La sequedad es crucial para conseguir una piel crujiente al final.

Cortes estratégicos: realiza cortes ligeros en la piel, particularmente en áreas más gruesas como la espalda y las piernas. Estos cortes no solo facilitan una cocción uniforme, sino que también permiten una mejor absorción de los condimentos.

Sazón: frota todo el cochinillo con sal gruesa, asegurándote de cubrir bien la piel. Añade hierbas aromáticas para un sabor más profundo y aromático.

Cochinillo asado

Cocinado. Claves para un cochinillo perfecto

Preparación del horno: antes de colocar el cochinillo, precalienta tu horno a 180°C. Una temperatura constante es crucial para un asado uniforme. La cocción lenta y a baja temperatura asegura que la carne quede tierna por dentro mientras que la piel se vuelve crujiente.

Posicionamiento del cochinillo: coloca el cochinillo en una bandeja para hornear, preferiblemente sobre una rejilla para que el calor circule de manera uniforme alrededor de la carne. Si no tienes rejilla, puedes usar una bandeja grande y asegurarte de voltear el cochinillo a mitad de la cocción. Un truco es utilizar la madera de las cajas de fruta para colocar el cochinillo con cierta elevación, haciendo que se haga de manera uniforme y además no toque la bandeja.

Rociado y humedad: para mantener la carne jugosa y facilitar el crujiente de la piel, es importante rociar el cochinillo regularmente. Puedes usar una mezcla de aceite de oliva y agua, o simplemente los jugos que suelta el propio cochinillo. Hazlo cada 30 minutos para mantener la humedad y favorecer una piel dorada y crujiente.

Tiempo de cocción: el tiempo total de cocción dependerá del tamaño del cochinillo. Como regla general, calcula unos 45 minutos de cocción por cada kilo de peso. Es decir, un cochinillo de 4 kg tomará aproximadamente 3 horas en cocinarse.

Control de temperatura: usa un termómetro de carne para verificar la cocción interna. El cochinillo estará listo cuando la temperatura interna en la parte más gruesa de la carne alcance los 63°C. Esto asegurará que la carne esté cocida de forma segura pero aún jugosa.

Dorado final: para conseguir una piel extra crujiente, puedes aumentar la temperatura del horno a 220°C durante los últimos 15-20 minutos de cocción. Vigila de cerca para evitar que se queme.

Reposo antes de servir: una vez sacado del horno, es esencial dejar reposar el cochinillo durante al menos 15 minutos. Este tiempo permite que los jugos se redistribuyan, resultando en una carne más tierna y jugosa.

Siguiendo estos pasos cuidadosamente, lograrás un cochinillo asado que no solo será un deleite para el paladar, sino también un homenaje a la tradición culinaria.

Cochinillo asado

Servicio y presentación. El toque final para un plato espectacular

Una vez que tu cochinillo asado está cocido a la perfección, el servicio y la presentación se convierten en elementos clave para realzar esta experiencia culinaria. Aquí te ofrezco algunos consejos para que la presentación de tu cochinillo asado sea tan impresionante como su sabor:

Elegir la fuente adecuada: elige una fuente grande y atractiva para servir el cochinillo. Una bandeja de plata o cerámica puede agregar un toque de elegancia a tu presentación. Asegúrate de que la fuente sea lo suficientemente grande para acomodar el cochinillo entero.

Corte y despiece: para facilitar el servicio, puedes cortar previamente el cochinillo en la cocina. Separa las piernas, las costillas y corta la carne en porciones manejables. Sin embargo, si prefieres una presentación más tradicional, lleva el cochinillo entero a la mesa y realiza el corte delante de tus invitados.

Destacar la piel crujiente: uno de los aspectos más apreciados del cochinillo asado es su piel crujiente. Asegúrate de que esta característica sea visible, colocando las piezas con la piel hacia arriba.

Decoración de la bandeja: adorna la bandeja con elementos naturales como ramas de romero, hojas de laurel o rodajas de naranja. Estos no solo añaden un toque visual, sino que también complementan el aroma del cochinillo.

Acompañamientos y guarniciones: sirve el cochinillo con guarniciones que complementen su sabor. Las opciones populares incluyen patatas asadas, ensaladas frescas, o verduras al horno. Coloca estas guarniciones alrededor del cochinillo en la misma fuente para una presentación armónica.

Salsas y aderezos: ofrece salsas o aderezos que mariden bien con la carne de cochinillo. Una salsa de vino, una reducción de balsámico o incluso un poco de mostaza pueden ser excelentes opciones.

Habiendo seguido estos pasos detalladamente, ahora tienes en tus manos el secreto para preparar fácilmente la receta de cochinillo asado excepcional. Desde la meticulosa selección de ingredientes hasta la cuidadosa presentación, cada aspecto de este plato habla de tradición, calidad y pasión por la buena comida. Recuerda que el éxito de tu cochinillo comienza con la elección de la mejor materia prima. En Carnicería Víctor Salvo, nos enorgullecemos de ofrecerte cochinillos de la más alta calidad, asegurando que cada ocasión sea especial y cada bocado, una celebración de sabores auténticos.